Teléfonos: (+593) 2397-600 / 2397-368 / 3433447 / 3433448      
Identificarse

Login to your account

Username
Password *
Remember Me

Historia de La Roca



Hace trece años nuestro país inició la crisis económica más agresiva del siglo XX, perdió su moneda el sucre, paso previo a la dolarización, este cambio produjo una cadena imparable de quiebras económicas que nos afectó especialmente a los sectores medios y bajos, que carecíamos de dólares.

En medio de la adversidad que se vivía, el Gerente Propietario Alex Troya tenía en mente el negocio de la piedra de cantera y había comenzado a recopilar información que le orientará a un cambio de actividad de forma muy rápida y certera.

El conocimiento, valoración y aplicación de las piedras de roca en los diversos requerimientos de la construcción se inicia en 1980.

El contacto frecuente y directo fue deslumbrándole con las formas, tamaños, colores y texturas, luz propia cuya intensidad depende de la procedencias, valoró las cualidades y rudimentariamente se comenzó a crear, copiar y re-crear diseños de forma permanente, explorar nuevos espacios de aplicación, posteriormente se incursiona en la ejecución de proyectos que contribuyen a sostener y mejorar a QUITO CIUDAD PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD.

Con Guillermo Benitez, compañero de trabajo en “TROYASAN”, Distribuidora de Acabados de La Construcción” se diseña las dos pequeñas máquinas para corte y otra para escuadre. Imposible describir las eternas y dolorosas jornadas de trabajo que se vivieron hasta entender y aprender algo del complejo laboreo de la piedra. Sin duda los aprendizajes más valiosos son aquellos que parten del compromiso personal, LA DECISION de salir adelante en la propuesta que le gusta y confía.

En ese proceso rudimentario y desconocido fuimos lo suficientemente audaces para asumir la producción de baldosas de piedra para el PRIMER CONTRATO Plaza de Peruche, esta Plaza, es un hito en la historia laboral de “LA ROCA, fue el proyecto más largo y complicado de todos, tanto por la enorme responsabilidad asumida en un marco de desconocimiento de los procesos que se utilizaban, como también por la falta de recursos técnicos, materiales y económicos.

Las circunstancias en las que se inscribe este negocio van desde nuestra condición de precarios artesanos, sin infraestructura básica, migrantes frecuentes de los sitios que arrendábamos para cumplir con nuestra actividad, hasta hoy que tenemos un espacio propio donde se procesan más de ochenta variedades de piedras de forma mecánica y electrónica, instalaciones modernas bajo lineamientos técnicos, licencia de protección ambiental, talento humano y equipo técnico de primera línea.

Durante trece años de incansable aprendizaje, a través especialmente de viajes a las ferias mundiales de la piedra, hemos ido construyendo una actividad que hoy es la primera en el Ecuador.